Un debate de alto calibre sobre el matrimonio homosexual

Un debate de alto calibre sobre el matrimonio homosexual

Las críticas de siempre le siguen lloviendo al procurador Ordóñez por el concepto que rindió el pasado 6 de julio ante el alto tribunal. Con su tono reposado, el jefe del Ministerio Público las controvierte, Carta Política en mano: “El ordenamiento jurídico dice claramente que (las parejas homosexuales) ni son familia ni son matrimonio y no se puede escandalizar nadie. Si se escandalizan se están escandalizando de lo que dice la Constitución, se están escandalizando de la ley”. En la otra orilla, la alcaldesa Durán cuestionó si la posición de Ordóñez es jurídica, dogmática o religiosa. Una tesis que ha venido esbozando desde una perspectiva académica el doctor en derecho constitucional y profesor de la Universidad Externado Carlos López.

Según él, en sus posiciones sobre el matrimonio o la posibilidad de adopción de los homosexuales, Ordóñez, en lugar de ser garante de los derechos de la sociedad, “traslada su vocación teológica a la teoría de los derechos fundamentales, cosa prohibida desde toda racionalidad, pues la Biblia no es fuente del derecho y menos puede serlo de los derechos humanos”. El Procurador reiteró que en la Constitución la familia es la institución básica de la sociedad y el matrimonio es la forma consagrada para constituirla y, en ese contexto, advirtió que en una unión “el marido lo es por la mujer y la mujer lo es por el marido”. A renglón seguido añadió en su concepto que el matrimonio se funda en la dimensión sexual, “porque la mujer y el varón son portadores de una humanidad completa”.

Una idea que ya había esbozado cuando debió pronunciarse sobre la posibilidad de que las parejas del mismo género pudieran adoptar. En la página 37 de su concepto enviado a la Corte Constitucional en febrero de 2009, se lee que “la familia es la forma humanizada de consanguinidad humana”. De acuerdo con el doctor en derecho constitucional Carlos López, esta expresión es la columna vertebral de la postura de Ordóñez, y en su criterio, tiene un origen más bíblico que jurídico. Pero además, López sostiene que esa frase fue tomada por el Procurador, sin que fuera citado, de un ensayo sobre el derecho a contraer matrimonio según las leyes romanas, publicado por Pedro Juan Viladrich.

De acuerdo con López, si uno pone esta idea clave en un buscador de internet, encontrará el ensayo de Viladrich, en donde casi que se teologizan los derechos humanos. Pero, ¿quién es Pedro–Juan Viladrich? Ni más ni menos que toda una institución del derecho matrimonial y familiar, con más de 60 libros y publicaciones, editado y publicado en seis idiomas. Según su currículo, ha sido conferencista en más de 20 países e incorporó el estudio del matrimonio y la familia en la universidad, tesis que han sido apropiadas por academias en Argentina, Perú, Chile y, en el caso de Colombia, en la Universidad de la Sabana, donde ha sido profesor invitado. La relación más interesante se desprende al saberse que también es profesor de la Universidad de la Santa Cruz de Roma.

Esta alma mater responde a la iniciativa de San José María Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, para crear un centro universitario y servir a la Iglesia en la formación de las ciencias eclesiásticas. En la Universidad de la Santa Cruz se enseña derecho canónico. Según López, esta conexión entre Ordóñez y Viladrich se explica en dogmas religiosos. El Procurador es seguidor de la doctrina lefebvrista, considerada una de las alas más radicales de la Iglesia católica, y en este sentido el profesor López arroja la teoría de que Ordóñez no sólo no citó a Viladrich en su concepto, sino que de esa corriente se nutre para camuflar sus creencias. Su estudio aporta nuevos elementos al debate.

La Corte Constitucional se apresta a emitir un fallo sobre el asunto. ¿Redefinirá la noción de familia y matrimonio? Durante ocho meses, el trámite de esa demanda fue suspendido mientras se resolvía una recusación en contra de Ordóñez porque los demandantes alegaban que ya había prejuzgado.

Finalmente, Ordóñez emitió su concepto y a rajatabla sigue considerando que las uniones homosexuales no tienen como fin la preservación de la especie humana y no pueden adquirir el carácter de matrimonio o familia. En contravía, académicos, abogados y activistas responden que no aguantan más tratos discriminatorios hacia la comunidad LGBT.

Por lo pronto, la madre de la alcaldesa de Chapinero cuenta que cuando le dicen que es pecado lo que hace su hija, ella piensa en los horrores cometidos por tantos curas.
Elespectador.com.co

About The Author

John W. Martínez

No Comments

Leave a Reply

Contáctenos





    Dirección:

    Cra. 39d #39-40 b/ Antonio Nariño

    Cali, Colombia

    Teléfono:

    +(57) 3195497019

    +(57) 3195036641

    E-mail:

    jatececan@hotmail.com

    glineslopez@yahoo.es

    ©2017 Corporación CECAN · Todos los Derechos Reservados.